miércoles, 8 de febrero de 2017

DDT - Rocketer (2003)








En su octavo disco, los DDT profundizan su facilidad por vestir sus canciones pegadizas y bizarras de ropajes electrónicos. "El sushi y la pizza con champagne ya fue/ asado con el parquet/ el último grito de la moda." Esas líneas sintetizan el proyecto encarnado por Sharly desde 1992 al frente de los Demonios De Tasmania, que contiene en su propia deriva los estertores de una época: la naciónm alternativa (Sexcalextric,1995), el esplendor menemista (Modelo 96,1996) y el ostracismo aliancista (Simpatía por los Demonios,2000). Parte del pelotón del Nuevo Rock, la prédica inventiva de Sharly y sus Demonios no encontró a nivel masivo el eco que sus melodías pegadizas y sus letras irónicas proponían. Tal vez su imaginario muy clase B sea uno de los motivos, si pensamos que recién con Jessico -despejado el horizonte bizarro de su visión-, un grupo como Babasónicos asomó su cabeza en las grandes ligas. A todo esto, Sharly siempre que puede se remonta siempre que puede a sus dorados años adolescentes para recuperar la energía new wave de Soda Stereo y Virus. De ese momento de la historia busca rescatar la frescura y el desperjuicio para seducir a los oyentes con pequeños eslóganes que funcionen como alegatos de un estilo de vida. En clara reminiscencia a los mods británicos de los 60, su filosofía quedó bien plasmada en canciones burlescas de los antiguos DDT como Pan Am: "Ella es así, como villera es así, pero de Recoleta". Ese gusto por el cruce de las clases sociales, ese atrevimiento por estetizar o bastardear las consignas políticas revolucionarias, ese afán por estirar hasta lo imposible el sentido a través de rimas logradísimas, siguen estando vigentes en el nuevo capítulo en la vida de DDT (con Damián Marvaldi en la batería, Pepe Shinzato en el bajo, más los teclados de Nacho Ayala). Su octavo álbum, Rocketer, lejos de ser la octava maravilla, es un fiel retrato de un modo de ver el rock, desprejuiciado y fanático; donde el mouse y el sampler son tan vitales como la transpiración y el distorsionador de la guitarra. Entre la remenbrenza del juego electrónico Pocketer y los resquicios del 20 de diciembre, Rocketer se pasea sin pudor entre las mordazas del rock y las cadencias de la pista de baile. Por eso viene bien redescubrir la pulsión discotequera de Weekend(clásico de Modelo 96) en el remix de Tomás Jacobs, y asistir al matrimonio amoral de Kiss, AC/DC y los beats electrónicos en la genial "El ültimo grito de la moda". Terroristas(Anarcotraffic) y absurdos (Resistencia Vip), arrabaleros (El día que me quieras en la era digital) y revitalistas (el cover de los Casanovas, Vacaciones en la costa), los DDT son los jingleros del trash.




  1. Rocketer Inn/Post Rocketer
  2. El último grito de la moda
  3. Entretenida
  4. The fiesta
  5. El día que me quieras
  6. Terrible enfant
  7. Avida dollars
  8. Mercadotécnia punk
  9. Anarcotrafficante
  10. Betacombatientes
  11. Resistencia vip
  12. Riachuelo surfers
  13. Post Rocketer
  14. Vacaciones en la costa
  15. Argies go home
  16. Weekend remix 


 DEMO : TRACK 2




DESCARGAR mp3 320 kbps
DDT - Rocketer (2003)